Celebrar la Navidad sin engordar

Las fechas navideñas presentan un gran número de acontecimientos marcados por la felicidad, los regalos, la compañía de la familia e, inevitablemente, abundante comida. En una sola comida navideña se pueden consumir las mismas calorías que en varias comidas normales, es decir, ¡más de 2,500 calorías!  Lo más normal es que en estas Fiestas la mayoría de las personas dejen a un lado la preocupación por la figura y se permitan el lujo de comer alimentos poco frecuentes en la dieta habitual. Y es que en esos días hacemos de la mesa la protagonista de los eventos y de los excesos. Son días mágicos, pero también implican grandes comidas en familia, celebraciones en el trabajo, picar pasteles a cualquier hora e infinidad de traguitos, todo en un ambiente que le invita a descansar y a estar inactivo.

 La Navidad no parece el mejor momento para hablar de dietas, pero le aconsejamos evitar los excesos que ocasionan ese aumento de peso en  las fiestas.

Incluso se pueden hacer más agradables y empezar el 2017 sin lamentarse por lo mucho que ha comido, bebido y engordado.

Aquí van 10 tips que le ayudarán:

  1. Planifique actividades que no involucren comidas como visitar los nacimientos en la ciudad.
  2. El agua es su mejor aliado, le ayudará a bajar de peso y lucir bien. La deshidratación aumenta la grasa del cuerpo. El aumento en la ingesta de agua le ayudará a eliminar más fácilmente el agua que tiende a retener su cuerpo.  No confunda la sed con el hambre.
  3. No comer nada durante el día le provocará un hambre excesiva y arrasará con toda la comida. Mejor llegue con un apetito moderado. Hay que apuntar la necesidad de hacer un almuerzo ligero si se sabe que por la noche se va a cometer algún exceso.
  4. Antes de cocinar las comidas navideñas, retire la grasa de los alimentos.
  5.  Beba con moderación: En estas fechas es clásico abusar de las bebidas alcohólicas, y contienen abundantes calorías que se transforman en grasa corporal y “llantitas”. Durante esta época de celebraciones resulta difícil prescindir de los brindis. Aun así, limite el consumo de alcohol y, sobre todo, de vinos espumosos. Baile lo más que pueda y beba menos.
  6.  Beba un vaso de jugo de algún cítrico (naranja, limón o toronja) antes de comer, ya que desintoxica el intestino y reduce el apetito.
  7. Si después de la cena ya está satisfecho y le falta el postre, no se sienta obligado a comerlo; podrá hacerlo otro día.
  8. Trate de comer más fruta de la temporada Navideña: manzana y uvas , en vez de torrejas y pastel de fruta.
  9. No prolongue su apetito: Evite llegar a la cena navideña con mucha hambre. Es mejor que haga el desayuno y el almuerzo ligeros pero completos.
  10. No le tema a la balanza.  Pésese todos los domingos de Diciembre. (4,11,18,25).
    No hay que esperar hasta Enero para enfrentar la balanza y darse cuenta que aumentó 10 libras en un mes.